miércoles, 17 de diciembre de 2014

...Y repite otra vez : Tres veces al amanecer. El fantástico spin-off del "Mr Gwyn"

Como su nombre sugiere es durante la noche, antes del amanecer, cuando se desarrollan las tres historias que componen este libro.

El ambiente se recrea coincidentemente en un hotel. Narra tres situaciones reales, posibles o imaginables entre un hombre y una mujer. Quizás todas ellas puedan parecernos de una misma vida donde la sucesión lógica y prevista, se encuentra intencionadamente alterada. También podríamos pensar en tres historias independientes aunque encontramos ciertos guiños que tienden delicados hilos entre unas con otras.

Las historias, algo rocambolescas aunque de una belleza inusual, recrean como un hombre ve su vida marcada desde la infancia. Una infancia difícil donde la tragedia le priva de sus padres prematuramente. Las compañías elegidas durante su camino, las decisiones tomadas, las situaciones planteadas por el azar, marcan y diseñan de alguna manera su destino. Encontramos también a un anciano ex convicto empeñado en ayudar a una joven embarazada y dispuesto a perder lo poco que le queda con tal de salvarla de lo que él considera un destino injusto. Un niño confundido es el protagonista de nuestra última historia. Una intranquila conciencia y una sensación de vacío, de pérdida, le hace pensar, a pesar de su corta vida, que esta se hizo humo, cenizas, al igual que su casa.

No me olvido de las mujeres partícipes en nuestras historias, una atractiva desconocida, desinhibida, locuaz, atrevida. Una chica que estaba en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Una mujer madura, que en el ocaso de su vida, con el regusto aún de un amor imperecedero, quiere sentir de nuevo el sabor de la bondad, de la justicia.

El autor no parece querer quedarse en el diálogo ágil y dinámico de los personajes, donde la conversación resulta tan viva que invitaría a participar. Tampoco se sirve de bellas florituras para completar escenas henchidas ya, de reflexiones y pensamientos. Ni siquiera los habilidosos giros en su narración, me distrae de lo que intuyo su propósito con esta obra. Baricco caminando entre lo real y lo imaginario, con la confianza de ganar un mejor conocimiento del alma humana, nos invita a un diálogo sobre la cuestión del cambio o de la imposibilidad de cambio en la persona, así como de la soledad del individuo. Utiliza su habilidad para que sirviéndose de los personajes veamos reflejadas nuestras identidades dejando a nuestro libre albedrío el encaje de la obra.

Al comenzar a leerlo pensé: cien páginas apenas. Después de leerlo puedo decir: en apenas cien páginas.

Me gustaría terminar con una de las frases más bellas de este libro: 
“Tardó un poco en decir algo. Pensaba en la misteriosa permanencia del amor, en la corriente nunca quieta de la vida.”

Busca estas preciosas historias en nuestra Biblioteca.

Mª Carmen Díaz Pérez. Biblioteca de Industriales y Politécnica

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mr. Gwyn. Alessandro Baricco vuelve a nuestro blog.


Reconozco que ésta no quería leerla. No se por qué. Pasaba por su lado, en las librerías y no me llamaba. Raro, porque soy fan de Baricco y devoro todo lo que publica. Pero este libro me esquivaba y se me hacía poco apetecible. Quizá jugaba conmigo a hacerse el interesante, a hacerse querer poco a poco. Se ha permitido esconderse, sabedor de que una vez que lo abriera no iba a poder cerrarlo hasta el último punto final.

El libro tenía razón. Mr. Gwyn ha sabido atraparme en su crisis existencial. El talentoso escritor que ya no quiere publicar nada más y que busca una actividad diferente a la que dedicarse, que le llene por completo y que implique además lo único que sabe hacer bien: escribir. Mr. Gwyn decide no volver a A) publicar y B) escribir y se encuentra en la tesitura de que algo debe hacer para ganarse la vida. Se debate entre diversos oficios hasta que decide ser copista. ¿Copista? ¿Qué va a copiar? Una visita accidental a una galería de arte le da la pista: va a copiar personas y hacerles retratos. Retratos escritos. No retratos al uso, nada de describir bocas besadoras, cabellos de oro o narices respingonas. La forma de la cabeza no es relevante, porque el propósito de nuestro ex-escritor es diferente pero desvelarlo aquí le quita toda la poesía al relato.

Y retratando se desarrolla esta bella historia entre personajes extremos y extraños pero extremadamente tiernos. Seguimos los avatares del protagonista, un tanto asocial, adicto a las lavanderías y preciso en sus convicciones y acciones, que no vuelve atrás una vez que toma una decisión pero que en el fondo carece de algo. Es inevitable sentir ternura por el artesano de Camden Town que fabrica bombillas, el último en su oficio; sentir simpatía por la auxiliar del editor, un punto enamorada de Mr Gwyn; comprender el ansia del editor por convencerlo de que vuelva al redil literario; admirarnos ante las composiciones del extraño músico y detestar a la insensata que desencadena su última crisis. Está también la anciana del pañuelo impermeable: alma gemela y guía de Mr. Gwyn en su nuevo oficio y mi corazoncito romántico se pregunta si se habrían enamorado de haber tenido una edad más similar... y si ella no hubiera muerto, claro. Y cómo para todos esos personajes la extraña idea del retrato escrito no resulta del todo rara. Al final de todo, las cosas son como deben ser las bombillas se apagan una a una, los sonidos cesan y el escritor ya no escribe... Sólo quedan retratos, retratos escritos que nos intrigan porque no hemos leído y no se parecen a nada que podamos imaginar. ¡O sí!

Este libro tiene segunda parte. Un spin-off que no tiene nada que ver con la historia original, o quizá si. Tres veces al alba es un librito precioso que no te debes perder porque es él precisamente, en el que se desvelan cómo son esos particulares relatos que Mr Gwyn escribe. Dos historias que, como todas las que cuenta Baricco, son redonditas y tiernas. De gran sencillez estilística, los textos ágiles del italiano consiguen que al lector le quede la sensación de haber leído un cuento intimista y armónico, y que nos la están contando al oído en vez de entrar por los ojos. El final de la novela nos hace ver con una nueva luz una historia que hemos seguido con sumo placer y nos deja con la idea de que todo está en su sitio y que es hermoso. 

Tan hermoso que no lo queremos guardar. Queremos compartirlo contigo. Y por eso lo puedes encontrar en nuestra Biblioteca.

Remedios Herrera Gutiérrez. Sección de Adquisiciones, Préstamo Interbibliotecario e Información y Referencia.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Leído en otros blogs: “La muerte en Venecia” de Thomas Mann

Visitamos por primera vez en este nuevo curso el blog de nuestro querido Siroco para hacernos eco de un clásico de la literatura: el libro eterno de Thomas Mann Muerte en Venecia. Un bellísimo texto que puedes encontrar en nuestra Biblioteca (junto con la magnífica versión cinematográfica de Visconti) y también, como siempre, en la biblioteca pública más cercana a tu casa. ¡No te lo pierdas!

Nacido en Lübeck en 1875 y muerto en Zürich  en 1955, Thomas Mann alcanza con “La montaña mágica” en 1924 la cumbre de la literatura europea del siglo XX. Es premiado en 1929 con el Premio Nobel.

Antes de ello, escribe una preciosa miniatura: “La muerte en Venecia” un canto al arte de la contemplación de la belleza de un famoso escritor ya en la decadencia. Para escribir tan bella novela, Mann elige el mejor de los escenarios, una Venecia crepuscular. 
Gustav Aschenbach conoce allí a Tadzio, un chico adolescente polaco al que convierte en su objeto de deseo y del que llega a enamorarse platónicamente.

Así escribe, en la contemplación de la figura amada:

“ ¡Imagen y espejo! Sus ojos abarcaron la noble figura que se erguía allá abajo, en los lindes del azul, y en un arrebato de entusiasmo creyó abrazar la belleza misma con esa mirada, la forma como pensamiento divino, la perfección pura y única que vive en el espíritu y de la cual, para ser adorada, se había erigido allí una copia, un símbolo lleno de gracia y ligereza. ¡Era la embriaguez! Y, sin advertirlo, o más bien con fruición, el senescente artista le dio la bienvenida.”

Es la dulce fatalidad del artista, el trágico conflicto entre el espíritu y la carne, la desazón que alimenta al poeta y que dotado de un destino irremisible, traduce en palabras lo que la carne le impide de gozar, son los amores imposibles, los amores inasibles, aquellos que nos enseñan lo que nunca seremos, lo que nunca tendremos.

Así en la novela de Mann, en la extraña lógica del sueño de una Venecia invadida por la peste que el escritor no quiere reconocer porque supondría la pérdida de la visión del objeto amoroso, una epidemia que le llevará a la muerte coincidiendo con el alejamiento de Tadzio y su familia, aparecen las enseñanzas de Platón a su aprendiz Fedro:

“Porque la Belleza, Fedro, tenlo muy presente, solo es a la vez visible y divina, y por ello es también el camino de lo sensible, es, mi pequeño Fedro, el camino hacia el espíritu. Pero, ¿crees acaso, querido mío, que algún día pueda obtener la sabiduría y verdadera dignidad humana aquel que se dirija hacia lo espiritual a través de los sentidos?¿O crees más bien (te dejo la libertad de decidirlo) que es éste un camino peligroso y agradable al mismo tiempo, una auténtica vía de pecado y perdición que necesariamente lleva al descarrío?"

Una potentísima novela que nos seduce y nos tambalea los sentidos, una obra de arte sin duda, una joya imprescindible.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ética para Amador, de Fernando Savater

Hubo una Edad de Oro en la que los países estaban gobernados por sabios y filósofos. Hubo un tiempo en el que el ser humano entendía que vivir era algo más que participar en una carrera por saciar sus propios apetitos. Hubo un tiempo en el que los demás no eran simples objetos cuya única misión era satisfacer nuestros intereses. En esa era idílica, que quizás nunca existió aunque todos desearon alguna vez que fuera real, en esa época digo, la ética, la filosofía de vida, ocupaba un puesto crucial en el corazón de las personas.

Fernando Savater, uno de los pensadores más lúcidos en la historia reciente de ese país, el último filósofo vivo, parece ser, publicó en 1991 este maravilloso ensayo en el que, a modo de diálogo con su hijo, va explicando punto por punto qué es la ética y para qué sirve. Claro que de camino se adentra en las profundidades del alma humana, haciéndonos reflexionar sobre las implicaciones prácticas que esta disciplina tiene directamente en nuestra vida y en nuestra forma de ver las cosas.

En un mundo consagrado al egoísmo y abrigado en el engaño y la manipulación, donde todos los pilares en los que sustentábamos nuestra convivencia parecen sufrir preocupantes grietas, resulta refrescante que alguien nos invite a reflexionar y nos haga preguntarnos por qué hacemos las cosas, en qué consiste la verdad o la libertad, cómo debemos intentar vivir nuestras vidas,... y todo ello desde un punto de vista racional, desprovisto de dogmatismos e imposiciones heredadas.

Fernando Savater en este breve ensayo es la voz que nos despierta con una prosa sencilla y directa; nos dice “verdades como puños” que a muchos no les va a apetecer oír, pero que a otros, quizás a la mayoría sí porque pueden ayudarnos a vivir nuestras vidas con sencillez y plenitud. La Biblioteca Universitaria de Málaga nos invita en esta ocasión a reflexionar de un modo ameno sobre temas que tienen mucha más importancia de la que le damos.


Pablo Martínez Galán, Biblioteca de Turismo

miércoles, 19 de noviembre de 2014

La inmortalidad, de Milan Kundera



Milan Kundera, reconocido y premiado novelista, nació en Checoslovaquia en 1929 y buscó exilio en Francia tras la invasión soviética de su país.

El autor da comienzo a “La inmortalidad” con un gesto del que queda fascinado. Este gesto joven y encantador pertenece a Agnes, una mujer madura: “ese gesto despertó en mí una enorme e incomprensible nostalgia y de la nostalgia surgió la  figura de la mujer a la que llamo Agnes”.
Una cadena de historias surgirán alrededor de Agnes con personajes que aman, sufren, desean, viven y mueren en un mundo lleno de reglas y fronteras. Aquí es donde Kundera hace la crítica de una sociedad corrompida.
Más adelante nos lleva la lectura a otros ambientes donde sus protagonistas son muertos ilustres condenados a la inmortalidad: Goethe, Hemingway, Rubens… creando desde la eternidad diálogos entre ellos: “ El hombre no sabe ser mortal. Y cuando muere ni siquiera sabe estar muerto”, le dice Goethe a Hemingway . Y usted, Johann, ¿cuántos años hace que murió?".

No es la inmortalidad del alma sino el deseo de trascender y perpetuarse lo que persigue el hombre. Nos invitan  las escenas de esta novela filosófica a reflexionar sobre el sentido del amor, del pudor, de la culpabilidad y de la soledad. En definitiva, de la capacidad humana de sentir.
Es posible que a veces el lector pueda sentirse perdido en esta lectura “fácil de leer y difícil de comprender”.

Si te interesa leer a Milan Kundera, contamos con varias obras suyas en la Biblioteca Universitaria.


Ana Carmen Calderón Cabezas, Biblioteca de Turismo.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La amante de Bolzano, de Sándor Márai

Gracias a la caída del muro de Berlín hemos podido publicar hoy esta reseña, ya que las obras de Sándor Márai, así como las de muchos autores de Europa del Este, como Milan Kundera, dejaron de estar censuradas y volvieron a editarse gracias a este acontecimiento.
Sándor Márai (Kassa, Eslovaquia 1900-San Diego, California 1989) fue un novelista y periodista húngaro, que tuvo que huir de su país con la llegada de los comunistas y terminó instalándose en Estados Unidos, donde acabó con su vida unos meses antes de la caída del muro de Berlín.

En La amante de Bolzano (1940), Giacomo Casanova, famoso personaje del siglo XVIII, huye de la prisión de Los Plomos de Venecia donde ha sido encerrado por la Inquisición. Camino de Múnich para en Bolzano, donde casualmente vive Francesca, la única mujer de la que se ha enamorado en su vida, y que ahora está casada con el viejo conde de Parma, con el que éste se batió en duelo cinco años atrás. Temeroso de perder a su mujer, el conde de Parma visita a Casanova y le propone, a cambio de dinero y libertad, que esa noche reciba a Francesca y valiéndose de sus armas de seductor la desengañe, para que ésta se desenamore definitivamente de él y vuelva con el conde. Pero nada saldrá como han planeado, ya que Francesca no es el títere que ellos pensaban.


Las obras de Sándor Márai se caracterizan por su poca acción, sus largos monólogos, ideas profundas y muchas reflexiones, así como por recrear en ellas ambientes del pasado. Aunque el argumento de esta novela es sencillo, no lo es la complejidad psicológica de sus protagonistas. Casanova es el símbolo de la libertad, pero también de la soledad, y en la novela queda patente la carencia de valor e importancia de su vida. No entiende que el amor se tiene que vivir de forma plena, que debe consistir en darse y no en ser servido. Irónicamente, su amor por Francesca es un amor en el que se mantiene la ilusión porque no ha sido consumado.

Esta novela es altamente recomendable, así como otras del autor que encontrarás en la Biblioteca Universitaria.

María del Mar Barrios Rozúa, Biblioteca de Turismo.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Leemos en Halloween: Battle Royale, de Koushun Takami.

Cada año, 50 clases de tercer año de distintos institutos de toda la “Gran República de Asia Oriental” (Japón en un distópico presente paralelo) son escogidas para el programa de Battle Royale, en el que cada una de las clases fuerza a sus 50 alumnos a matarse entre ellos hasta que solo queda uno, todo ello supervisado y monitorizado por el gobierno. Los hechos de la novela se centran en una de estas cincuenta clases, y en como el trío formado por Shuya, Noriko y Shogo intenta desesperadamente no morir.

Si tuviese que destacar un aspecto de toda la novela, seria el desarrollo moral de los personajes, y las implicaciones morales de estar matando a sus propios compañeros. Como para algunos es tan terriblemente sencillo como apretar un botón mientras que para otros representa una tarea imposible (que sin embargo, tarde o temprano tendrán que cumplir).

Algunos dirán que es el hermano mayor de “Los Juegos del Hambre”, otros, que se trata del hijo de “El Señor de las Moscas” y “1984”, y sin duda no cuesta encontrar conexiones entre ellas. Sea como sea, es una novela fantástica, narrada de manera espectacular y con todo tipo de ingredientes: desde gore hasta el romance, pasando por thriller. Totalmente recomendable.

Ya sabes. Si quieres saber el resultado de la batalla, pásate por la Biblioteca, que ahí te espera un final de infarto.

Gonzalo Herrera Seller